viernes, 1 de abril de 2011

En Argentina llueven agrodólares

En abril, en Argentina, se incia la cosecha de las principales materias primas. Para 2011 se una estima una cosecha de cereales, granos y oleaginosas de más de 100 millones de toneladas, que representarán cerca de US$ 30.000 millones en exportaciones, algo nunca antes visto en el país. La soja, y sus derivados representan la mitad de estas materias primas y son actualmente para Argentina como lo es el petróleo para Venezuela o Arabia Saudita. Y para más, el producto se encuentra muy bien cotizado en el mercado internacional, impulsado por lo que parece una insaciable demanda principalmente desde China. La economía argentina creció 9,5% en 2010, la tercera que más subió en todo el mundo, debido en buena medida a la demanda por sus materias primas en el exterior. ¿Qué significa para el país seguir recibiendo montos sin precedentes por sus exportaciones? Esto generará un efecto muy positivo porque a diferencia de lo que ocurría hace 10 o 20 años permite romper la restricción en el acceso a las divisas. El riesgo que surge, sin embargo, es que se aprecie el tipo de cambio (es decir que suba el valor del peso frente al dólar) y se afecte la competitividad del comercio internacional. Si el exportador argentino pasa a percibir menos pesos por dólares recibidos, se reduce su margen de ganancia y por ello se afecta su negocio. Argentina tiene el tercer mejor intercambio comercial de sus 200 años de historia, porque los precios de los productos exportados son mejores a los que se importan. Y desde 2002 se están batiendo récords de exportaciones. Cada vez que hubo intercambios (comerciales) extremadamente favorables también hubo gobiernos puramente redistributivos (y no productivos en el largo plazo) por eso en el corto plazo hubieron grandes boom de crecimiento, pero en el largo plazo se terminaron sufriendo las consecuencias. Cuando ocurren estos regalos del cielo, de que un país es bendecido por precios tan buenos de la exportación, el pais se siente rico y el impulso es redistribuir y no producir. Es la maldición de los recursos naturales. De manera que la clave para el despege definitivo del pais es usar estos recursos que estan entrando y entrarán en abundancia al pais para iniciar un fuerte, sostenido y agresivo proceso de industrialización con base en la modernización tecnológica y una inversión absolutamente prioritaria en la investigacion científica y la educación pública en todos los niveles.

Fuente

1 comentario:

Qappe dijo...

Mucho mejor esta síntesis que la nota original.
De todos modos, y así planteado, el debate pasa por ver cómo mantener y reforzar el "...fuerte, sostenido y agresivo proceso de industrialización con base en la modernización tecnológica y una inversión absolutamente prioritaria en la investigacion científica y la educación pública en todos los niveles."
Muy buena la síntesis, y el blog en general.
Saludos!

Entradas Relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...