domingo, 20 de abril de 2014

¿Se esta gestando una tercera guerra mundial?

EE.UU. y sus aliados siguen realizando el mayor gasto militar del mundo. A pesar de los anunciados recortes de Defensa, Washington todavía ocupa el primer lugar en la lista de los países que más dinero gastan en ese campo. EE.UU., la OTAN y los aliados estadounidenses fuera de la Alianza representan más del 64% de todo el gasto militar mundial. Los regímenes aliados de EE.UU. en Oriente Medio están aumentando rápidamente su gasto militar, adquiriendo cada vez más armas modernas de alta tecnología. Se trata de Estados que no pueden llamarse ‘democráticos’: Arabia Saudita, Catar, Omán y Baréin son monarquías absolutas donde ni siquiera hay elecciones ni libertad de expresión. En esos países las personas son azotadas, lapidadas y decapitadas de forma rutinaria. Los medios estadounidenses constantemente demonizan a Irán y Siria, mientras que los delitos de los aliados de EE.UU. en Oriente Medio, que no hacen ni la más mínima pretensión de ser democráticos, se ignoran. EE.UU. apuntala a estos Estados autocráticos con miles de millones de dólares de ayuda financiera, al tiempo que las corporaciones petroleras de Wall Street obtienen billones de dólares en ganancias mediante el control de sus recursos naturales. Cuando la población de estos Estados se levanta para exigir derechos democráticos y económicos, los regímenes utilizan sus reservas de armas de producción estadounidense contra los manifestantes, y como resultado mantienen su poder con la ayuda del terror y la violencia. Su cooperación con la Casa Blanca muestra la total hipocresía de cualquier retórica sobre los derechos humanos” de las autoridades de Washington. Pero lo más preocupante, es que estos “títeres” de EE.UU. en Oriente Medio entran gradualmente en el ‘negocio’ mundial de la guerra. Arabia Saudita tiene ahora el cuarto mayor gasto militar del mundo. Riad está acumulando misiles modernos, tanques y otro armamento de alta tecnología de destrucción y muerte. Omán, Catar y los Emiratos Árabes Unidos también están incrementando sus gastos militares. El aumento de los gastos militares en Oriente Medio apunta hacia posibles preparativos para un conflicto más amplio en la región. La agitación en Túnez y Egipto en 2011 que condujo al derrocamiento del títere de EE.UU. Hosni Mubarak, así como el fracaso de la política de Washigton en Siria, apuntan una debilidad real de la influencia de EE.UU. en Oriente Medio. A medida que los Estados autocráticos del Golfo aumentan su poder militar se hace más patente el intento desesperado de EE.UU. por recuperar la influencia perdida. En la zona Asia-Pacífico se destaca el aumento de la actividad militar de EE.UU. que se produce en el mismo momento en el que sus países aliados en la región también incrementan rápidamente su gasto militar. Filipinas, por ejemplo, que ya alberga varias bases militares de EE.UU. en su territorio, ha aumentado su gasto militar en un 17%. Gran parte de la actividad militar en Filipinas tiene como objetivo destruir al Nuevo Ejército Popular, un grupo comunista muy popular entre la población que ha estado librando una “guerra popular” en contra del Estado autocrático apoyado por EE.UU. Corea del Sur, a su vez, es el octavo importador de armas del mundo. Seúl está acumulando misiles, aviones militares y otras armas avanzadas. En el territorio del país también se encuentran bases militares estadounidenses. Por su parte, Australia ha aumentado sus importaciones de armas en un 83%. China y Corea del Norte, dos Estados asiáticos que han desafiado abiertamente a Washington, ahora están rodeados por las fuerzas militares de EE.UU. y sus aliados. No obstante, la creciente influencia económica de China en todo el mundo, especialmente en América Latina y África, es una amenaza para el poder económico de Wall Street. En cuanto al campo militar, en respuesta a la creciente presencia militar hostil en sus fronteras, Pekín también ha aumentado sus gastos en Defensa. En un momento en que la economía mundial sigue sufriendo la crisis, la tendencia de incrementar el gasto militar es motivo de preocupación para muchos. Hoy en día, los conflictos parecen estar desarrollándose a un ritmo muy rápido en todo el mundo, y aunque estos conflictos tienen lugar en diferentes regiones, todos ellos son episodios de la misma confrontación global. En Ucrania, los ultranacionalistas respaldados por Washington tomaron el Gobierno y ahora en la región de Donetsk y otras partes del país los manifestantes están luchando contra Kiev esperando el apoyo de Rusia. Como los aliados de EE.UU. de todo el mundo están acumulando armamento, parece que esta tendencia no va a desaparecer en un futuro próximo, que pueden estar preparándose para una guerra a escala mucho mayor para mantener el control del mundo, ya que su sistema económico se estanca, mientras que los países que buscan un desarrollo independiente siguen prosperando.

Fuente

domingo, 6 de abril de 2014

J. M. Keynes y Sigmund Freud

A partir de 1905, en el barrio de Bloomsbury, en la capital del Reino Unido, se comenzaron a reunir un grupo de intelectuales y amigos entre sí, con cosmovisiones similares y críticas del sistema dominante. Eran miembros o egresados del Trinity College, de la Universidad de Cambridge, a saber: Lytton y James Strachey, Leonard Woolf, Saxon Sydney Turner, Thoby Stephen y Clyde Bell, a los que se agregaron Vanessa y Virginia Stephen (luego Virginia Woolf), John Maynard Keynes, Dora Carrington, Duncan Grant, Roger Fry y Desmond McCarthy, entre otras figuras. Todas ellas se destacaban en distintas esferas del quehacer cultural. Varias también conformaban la sociedad secreta de los Apóstoles de Cambridge, a la cual se había integrado Keynes en 1903. Ahora bien, a comienzos de la década del ’20, el médico neurólogo austríaco Sigmund Freud le pidió a James Strachey que le tradujera su obra completa, la cual se publicó a partir de 1953. Así fue como muchos de los integrantes del Grupo de Bloomsbury se sintieron deseosos de analizarse con el creador del psicoanálisis. Precisamente, entonces, la pertenencia a ese círculo selecto hizo que Keynes conociera en ese tiempo muchas de las ideas de Freud. Desde ese momento, basándose en pensamientos propios y enriquecidos por los textos freudianos, el economista inglés desarrolló sus teorías sobre el dinero y el mercado. Las referencias de Keynes a Freud son relevantes. Seguramente el hecho de que desde un principio Keynes se inclinara a llevar a cabo estudios históricos y psicológicos de los temas y protagonistas de su interés hizo que, el descubrir la obra freudiana, fuera un transitar por una senda de alguna manera proporcionada para él. Al finalizar la Primera Guerra Mundial edita “Las Consecuencias Económicas de la Paz”, obra en la que incluye estudios sobre personalidades como Woodrow Wilson, Clemençeau y Lloyd George y una crítica a las condiciones del Tratado de Paz de Versalles, cumbre que presenció. Es más, en ese texto, analizando la psicología de Wilson, afirma que padece de un “complejo freudiano”. Por otra parte, paradójicamente, y a diferencia de Freud, Keynes era famoso en Viena. Tan es así que el médico vienés llegó a asegurarle que él mismo alcanzó popularidad gracias a haber sido citado por el intelectual inglés en el libro que nos ocupa. Precisamente Keynes es uno de los contados economistas que le dio un lugar importante al funcionamiento de la psiquis humana en el pensamiento económico. Recordemos, si no, el concepto de “espíritus animales” (animal spirits) utilizado en su obra magna de 1936 “Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero”, para describir el afecto o la emoción que influye en el comportamiento humano. Asimismo, en un artículo de 1937 da cuenta de las motivaciones profundas que se encuentran en las emociones en relación con el dinero. Así afirma: “El amor al dinero como una posesión – a diferencia del amor al dinero como un medio para los goces y realidades de la vida – será reconocido como lo que es, algo morbosamente desagradable, una de esas propensiones semicriminales y patológicas”. La pasión por la riqueza, la seducción del oro, el malsano impulso a acumular y a especular, la incertidumbre y la necesidad de pronósticos económicos que revelan las preocupaciones sobre la evolución de la moneda las coloca bajo la lupa de la particular visión de la teoría psicoanalítica. En su “Tratado sobre el Dinero” de 1930, Keynes hace mención específica de Freud en la sección intitulada “Auri Sacra Fames”, donde reseña el valor simbólico que Freud le otorga al oro. Keynes, al toparse con los descubrimientos del psicoanálisis, bajo su particular mirada humanística, los incorporó a su acervo, entendiéndolos como un relevante sostén en el desarrollo sus propias teorías. Entendía que la pulsión de la sexualidad produce una tendencia irracional a la acumulación que resulta un contrapeso frente a los motivos racionales de la adquisición del dinero y de la producción. Por eso aseveró que “cuando el desarrollo de un país depende de las actividades de un casino es que algo se ha hecho mal”. Uno de sus discípulos, John Kenneth Galbraith, redactó el libro “La cultura de la satisfacción”, en el que advierte a los grandes capitales sobre el riesgo de que el principio del placer inmediato prevalezca sobre el principio de realidad. El afán por “garantizar el futuro”, la negación de la transitoriedad y la muerte, llevan a mucha gente, afirma Keynes, a la imposibilidad de disfrutar el hoy provocando malestar en la sociedad. De esta manera, Keynes continúa la idea del padre del psicoanálisis acerca de la inexistencia del tiempo en el inconsciente, encubriendo en la aspiración al atesoramiento una fantasía de inmortalidad. Otras ideas freudianas que Keynes menciona en sus diversos escritos son las relacionadas con la sublimación de las pulsiones, el surgimiento de conductas de tipo histérico, el mercado respondiendo a la psicología de las masas, etcétera. En definitiva, podríamos decir que, así como la psicología hasta Freud entendía que su objeto de estudio se regía por las leyes racionales de la conciencia, la ciencia económica, hasta Keynes, consideraba al dinero como algo neutro y objetivo, desconociendo la dinámica de los aspectos anímicos, de carácter inconsciente. Entre otras cosas, Keynes y Freud, como pensadores en sus respectivas disciplinas tienen en común el haberse alimentado de otras especialidades ajenas a la suya, como la historia, la sociología, la antropología, la filosofía, etcétera, dejando una marca imborrable en el estudio de la sociedad. La sinergia entre estos dos imprescindibles intelectuales e investigadores del siglo pasado hizo que, en materias aparentemente tan disímiles como lo son la economía y la psicología, la ciencia económica se viera enriquecida por la concepción freudiana gracias a la notable visión receptiva de John Maynard Keynes.

Fuente

sábado, 15 de marzo de 2014

El FMI y Perón, un solo corazón, jajajajajaja o el Kirchnerismo Fondomonetarista, jujujujuju

Quien crea que ya lo ha visto todo, debería leer el trabajo de 67 páginas dado a conocer esta semana por el staff del Fondo Monetario Internacional (FMI), en el que el organismo habla en contra de la "desigualdad" y a favor de ciertas políticas de "redistribución" del ingreso. Si bien la institución internacional hizo notar que "por un largo tiempo" el FMI se ha interesado por los impactos negativos de la desigualdad, el nuevo énfasis en esta temática sorprendió a más de uno. De hecho, el diario ultra liberal The Wall Street Journal informó a sus lectores que el Fondo está inmerso ahora "en una campaña para revertir la creciente brecha entre los ricos y los pobres, advirtiendo que la creciente desigualdad de ingresos está lastrando el crecimiento económico mundial y atizando la inestabilidad política". "Se ha tomado esta decisión después de que la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, y algunos de los miembros más poderosos del fondo hayan advertido sobre la amenaza que supone la desigualdad para las perspectivas económicas a largo plazo. El FMI aboga por subir los impuestos y redistribuir la riqueza, entre otras medidas, para reducir la brecha entre ricos y pobres", señaló. El diario resaltó que ahora "los empleados del fondo han comenzado a poner en duda teorías económicas tradicionales sobre la desigualdad, como la asunción desde hace cuatro décadas de que la redistribución de la riqueza supone un lastre para el crecimiento". De hecho, al presentar el texto de 67 páginas "Fiscal Policy and Income Inequality", el número 2 del FMI, el norteamericano David Lipton, admitió que "algunos deben estar sorprendidos de que el Fondo se involucre en este debate sobre el diseño de políticas redistributivas". El economista advirtió que "la desigualdad del ingreso ha estado creciendo en muchas partes del mundo en décadas recientes" y advirtió que eso genera impactos negativos en la economía global. El estudio advirtió "la desigualdad ha estado creciendo en la mayoría de las economías", lo que se verificó como una situación particularmente grave "en casi todas las economías avanzadas y las economías europeas emergentes" entre 1990 y 2010. Al mismo tiempo, el Fondo admitió que una de las pocas regiones en las que de hecho la brecha entre ricos y pobres se redujo durante la última década fue América Latina. Lipton también resaltó que "las 85 personas más ricas del mundo tienen la misma cantidad de riqueza que la mitad de la población del mundo". A partir de reconocer que existe una "evidencia creciente de que una alta desigualdad en los ingresos puede ser perjudicial para lograr estabilidad macroeconómica y crecimiento", el Fondo reconoció también que por lo tanto se necesitan políticas de "redistribución" de ingresos. En este sentido, el organismo se inclinó por algunas medidas como más "eficientes" que otras. E hizo notar, bastante en línea con los postulados históricos de la organización, que una gran cantidad del gasto en las economías en desarrollo no está bien diseñado y focalizado y de hecho hace crecer la desigualdad". Puntualmente, el FMI consideró que los países deberían aplicar impuestos a la propiedad de una forma más agresiva e impuestos "progresivos" sobre la renta personal -más elevados cuanto mayor sea la renta-. Los fondos extra obtenidos por ese tipo de impuestos a los ricos deberían ser asignados a Salud y Educación, lo que ampliaría las posibilidades de crecimiento a largo plazo. Sean cuales sean las recomendaciones de política económica que surjan del trabajo, el hecho de que una organización como el FMI ponga en el centro del debate la cuestión de la desigualdad y la necesidad de que el Estado aplique políticas redistributivas no deja de ser llamativo.

Fuente

lunes, 10 de marzo de 2014

Capitalismo vs. Democracia

Desde 1987 a hoy la cantidad de personas con más de u$s 1.000 millones pasó de 150 a 1.645, y la riqueza sumada de ese grupo trepó en ese período de u$s 300.000 millones a 6,4 billones. En 1996 eran 400 que poseían 1 billón; en 2005 eran 700 dueños de 2,25 billones; y en sólo los dos últimos años la concentración se aceleró aún más: el número de super-ricos subió un 37% y su capital un 42%. ¡En dos años! Y si el capitalismo sigue funcionando en las condiciones actuales, la tendencia va a continuar. Desde los años 70 se verifica que el capital tiene una ganancia mayor que el crecimiento de la economía y se concentra cada vez más. De continuar así el mundo volverá a registrar los niveles de desigualdad ‘oligárquicos’ de los siglos 18 y 19, cuando por ejemplo en Europa el decil superior de la pirámide tenía el 90% de la riqueza y el 1% de la punta era propietario del 60% de la riqueza total. Hoy la desigualdad es menos extrema: 60-70% para el decil de arriba; 20-30% para el 1% más rico; 5% para la mitad de abajo; y un 40% en el medio que posee entre el 20 y el 30%. Sin duda es menos extrema; pero igualmente inmensa. La mejor solución para frenar la concentración es con impuestos progresivos a la riqueza a escala global basado en el intercambio automático de información bancaria.

Fuente

El Caso Noruego

Así como en la década de los 90 la noción de un Estado interventor de la economía fue prácticamente “abolida” en el mundo entero, el devenir de la crisis global en 2008 volvió a poner al Estado en su rol de complemento necesario para el mercado, en el centro del debate. Reconozco que es difícil encontrar posiciones intermedias en relación a este asunto. Las posiciones extremas están a la orden del día. Por un lado están aquellos que pregonan una postura de un Estado omnipresente en todos los rincones de la economía como forma de controlar los excesos en los que recae permanentemente el mercado. Sin Estado activo, los ciclos económicos serían más extremos, con creciente volatilidad. Por el otro lado se erigen los defensores del libre mercado, con la necesidad de reducir el Estado a su mínima expresión ya que es un actor que desincentiva el proceso de creación e innovación impulsado por el sector privado, al tiempo que generar mecanismos de ganancias extraordinarias para unos “pocos amigos” a costa del bienestar general y la eficiente administración de recursos. Como vemos, dos visiones antagónicas, prácticamente irreconciliables. Y lo que se observa es que ninguna de las dos posturas se modificaron severamente a lo largo del paso del tiempo, sino que con el devenir de las distintas crisis económicas las dos posturas se radicalizaron, acusándose una a la otra por los permanentes fracasos. El Estado puede convivir con el mercado y viceversa. Tienen y deben ser complementarios. Es por eso que el foco debe estar puesto en la idoneidad de los encargados de dirigir las políticas públicas. No hay posibilidad de tener éxito en esta materia si no hay capacidad en las personas encargadas de dirigir el proyecto. Tomemos el caso noruego que es un ejemplo de un Estado que administra eficientemente los recursos públicos. Noruega está parada sobre una riqueza natural de altísima magnitud como es el petróleo. Pero lejos de obnubilarse con este recurso este país destina los excedentes monetarios de esta actividad a incrementar su “fondo soberano de inversión”. Se trata del fondo soberano más importante del mundo, con activos bajo administración por casi US$ 840 mil millones. Esta riqueza que pertenece a todos los noruegos es administrada con reglas rigurosamente estrictas y profesionales, situación que permitió obtener grandes resultados. El fondo es administrado por el Norges Bank Investment Management, el brazo financiero del Banco Central de Noruega. Como todo fondo eficiente, éste cuenta con una diversificación importante, siendo la categoría de acciones la de mayor peso del portafolio con el 63% de ponderación. El año 2013 fue el segundo de mejor performance histórica al obtener un rendimiento del 15,9%, gracias a un retorno de 26,3% de las acciones y un 11,8% de rendimiento positivo del rubro inversiones inmobiliarias. La parte invertida en bonos, en cambio, tuvo un desempeño neutro. El fondo soberano noruego tiene como objetivo incrementar su riqueza para financiar los planes de pensión y jubilaciones, al tiempo que financia inversiones de largo plazo. Su manejo es absolutamente transparente y claro. Las metas están bien especificadas y los incentivos son estrictamente respetados. Los resultados en el manejo de las inversiones hablan por sí solos. Desde su concepción en el año 1998, el fondo ha rendido una tasa anual promedio compuesta de 5,7% en moneda dura. Considerando que se trata de un portafolio diversificado y las crisis económicas vividas en ese período, se trata de un rendimiento muy bueno. Pero más allá de estos números, la enseñanza detrás es que lo público se puede administrar de manera eficiente, transparente y profesional si las personas responsables de tal administración también lo son. Para ello, los incentivos deben ser claros y atractivos para atraer a los mejores y obtener resultados que beneficien a toda la sociedad. Sería bueno que las sociedades en su conjunto imiten este ejemplo y sepan que construir un equipo que administre eficientemente lo público e interactúe con el sector privado no es una utopía, sino que es posible. Noruega y su fondo soberano son un claro ejemplo.

Fuente

domingo, 2 de marzo de 2014

La derecha enceguecida

Hoy, en Suramérica, la derecha está enceguecida. Cuesta creer que el deseo de cambiar un sistema económico por otro tome a veces la altisonancia de una guerra civil. Venezuela ve peligrar su democracia. Estados Unidos se ve dispuesto a violar todo pacto, toda regla de convivencia. Los opositores venezolanos son títeres tristes e ignorantes. No pueden sostener un debate. Son señorones al servicio de la CIA. Assange ha dicho a Rafael Correa: “Cuídese, presidente. No deje que lo asesinen”. ¿De eso se trata? ¿De asesinatos que ya están en las carpetas de las acciones a desarrollar? Entonces hay una tarea que hacer. La democracia –el sistema de la vida– deberá ser sostenida a toda costa. ¿Sabe nuestra clase media lo que le costará una devaluación masiva? El problema actual con el dólar es viejo. Se ha visto muchas veces. Celestino Rodrigo –ministro de Economía de Isabel Martínez y López Rega– devaluó el peso un ciento por ciento para el cambio financiero y 160 por ciento para el comercial. Lo hizo el 4 de junio de 1975. Seguramente para conmemorar el golpe de Estado que impulsó –desde el Grupo de Oficiales Unidos– el ascenso de Juan Domingo Perón hacia el poder. Isabelita y López Rega estaban detrás de Rodrigo, apoyándolo. Perón les había entregado en herencia el poder del Estado. Eran la derecha peronista, la que despues instalo al corrupto y degenerado Menem. Hoy siguen vigentes y dispuestos a devorarse nuevamente el poder. Están aliados con las corporaciones financieras, a la Mesa de Enlace, a la vieja y la nueva oligarquía, a la embajada de Estados Unidos y al poder mediático. A fines de 1975, a causa de lo que se llamó el “rodrigazo”, los precios subieron un 183 por ciento y el país se hundió en el desabastecimiento. Esto le aguarda a la “primavera suramericana” si triunfa la derecha aliada a los republicanos y a la CIA. Tiene que saberlo nuestra clase media. Los de arriba la usan para llegar al poder. Una vez ahí, la tiran a la basura, a donde no quiere estar, a su peor pesadilla, la pobreza.

Fuente

jueves, 6 de febrero de 2014

En Inglaterra las tormentas de agua y viento se han transformado en tormenta política

Las tormentas de agua y viento se han transformado en tormenta política para el primer ministro. David Cameron se ve señalado por quienes denuncian la lentitud con la que ha reaccionado el Gobierno en un país en el que hay zonas que están inundadas desde hace semanas y por quienes creen que la situación se ha visto agravada por la falta de medios que tienen las autoridades locales y las agencias medioambientales debido a la implacable política de ajuste del gasto público puesta en marcha por Cameron desde que llegó a Downing Street en 2010. Las inundaciones son muy dañinas para el Gobierno porque se dan en zonas de voto mayoritariamente conservador y liberal-demócrata. Zonas rurales del sudoeste que se quejan amargamente de que si el problema se hubiera dado en Londres u otras zonas urbanas, el Gobierno habría reaccionado con más celeridad. El sentimiento de agravio comparativo se ha realzado con la visita del príncipe Carlos de Inglaterra el martes a los llamados Somerset Levels, donde el agua está estancada desde hace semanas en algunas zonas y parte de la población ha quedado aislada y a merced del transporte en bote. Carlos, siempre sensible a los problemas de las zonas rurales, ha parecido hurgar aún más en la herida política al lamentar con sarcasmo en una conversación con unos vecinos grabada por una televisión: “No hay nada como un fantástico desastre para que la gente empiece a hacer algo. La tragedia es que no se haya hecho nada durante tanto tiempo”. Necesitado de mostrarse activo, el primer ministro presidió ayer la reunión de Cobra, el organismo inter-ministerial que coordina la acción del Gobierno y sus instrumentos en casos de emergencia. Pero el heredero parecía referirse no solo a la tardanza del Gobierno en reaccionar, sino a la política medioambiental de los últimos años. Ya a principios de enero los Comunes advirtieron sobre el impacto de los recortes presupuestarios, que han supuesto una reducción del 36% en el gasto del Departamento de Medio Ambiente desde 2010. El ajuste se va a prolongar en los próximos años y significará la pérdida adicional de 1.700 empleos en la Agencia de Medio Ambiente. Los habitantes de las zonas afectadas se quejan de que esos recortes han impedido que se levanten suficientes barreras anti-inundaciones en los márgenes de los ríos. Y han abierto también un acalorado debate sobre si hay que dragar o no los ríos para aumentar su caudal máximo y acelerar su vaciado en época de inundaciones. Es un debate que afecta al dinero —dragar los ríos es muy caro— pero también a cuestiones de doctrina conservacionista: los ecologistas tienen a oponerse al dragado por entender que es dañino para el lecho de los ríos y a largo plazo acaba provocando más inundaciones. Pero en las zonas afectadas sostienen que la falta de dragado ha reducido la capacidad de los ríos y estos se desbordan con más facilidad. A las inundaciones se unió este miércoles el día caótico que vivió Londres debido a una huelga de metro que ha afectado a millones de viajeros. La huelga ha reducido en un 70% el servicio, según los sindicatos, aunque la empresa asegura que operaron trenes en ocho de las 11 líneas de la red. Detrás del paro palpitan los problemas financieros provocados por la política de ajuste de la coalición de conservadores y liberales-demócratas que gobierna Reino Unido. Pero el problema principal es que la compañía quiere cerrar casi todas las taquillas de la red con el argumento de que las tarjetas magnéticas que ahora hacen las veces de billete las han convertido en un servicio innecesario. Transport for London, la compañía gestora del metro, quiere ahorrarse así 950 empleos, lo que permitiría reducir los gastos en 60 millones de euros al año y poner en el mercado como espacios comerciales las áreas ahora usadas para la venta de billetes. La huelga, dos días esta semana y otros dos la próxima, estuvo rodeada de una inusitada tensión política, con los sindicatos acusando al alcalde conservador, Boris Johnson, de negarse a negociar; los laboristas lamentando esa falta de diálogo y los conservadores amenazando con convertir el metro de Londres en un servicio esencial, lo que obligaría a una detallada negociación sobre servicios mínimos antes de poder llevar a cabo una huelga. El alcalde ha llegado a sugerir que se modifique también la ley, de forma que una huelga tenga que ser aprobada por al menos un 50% de los trabajadores. Algo que haría imposible la elección de cargos políticos si se esa norma se aplicara a ese tipo de comicios.

Fuente

martes, 4 de febrero de 2014

$16.7 trillones de deuda

El monto actual de la deuda nacional de Estados Unidos es realmente exorbitante ($16.7 trillones). Si los EE.UU. pagaran sólo el 1% de interés sobre sus préstamos, esto significaría $ 167 billones anuales -más o menos 8.400 dólares por ciudadano-. El dinero se está pagando a las deudas de servicios ya acumulados y no incluye el gasto de déficit público actual, por supuesto. Se podría pagar por atención médica y educación gratuita para todos con esa cantidad de dinero, pero la perspectiva de un pago de la deuda en el futuro previsible es sin duda un sueño poco realista. En el otro lado de la ecuación, el PIB de EE.UU. es de aproximadamente $ 16.2 trillones y los ingresos fiscales son algo así como $ 2.4 trillones. Esto significa que si la producción se mantuvo sin cambios y el gobierno de EE.UU. gastó cada centavo que recibió en el pago de la deuda nacional, se necesitarían siete años para pagar la deuda existente! Dicho esto, a menos que se encuentre un acuerdo bipartidista para aumentar el techo de deuda de EE.UU., incluso teniendo en cuenta la contabilidad inteligente, Estados Unidos incumplirá sus obligaciones antes del final de febrero. Si la mayor economía del mundo no puede cumplir con sus obligaciones, las consecuencias harán que la crisis financiera mundial parezca un asunto doméstico.

Fuente

sábado, 18 de enero de 2014

Obama anuncia un centro de alta tecnología en la ciudad de Raleigh

Obama anunció la creación de un centro de alta tecnología en la ciudad de Raleigh para atraer la innovación en ese sector y crear empleos bien remunerados, con el fin de impulsar la recuperación económica. "No quiero que el próximo gran descubrimiento se haga en Alemania o China. Quiero que suceda aquí en Estados Unidos", subrayó Obama en una alocución ante unas 2.000 personas en la Universidad Estatal de Carolina del Norte, en Raleigh, donde se instalará uno de la red de 45 institutos de tecnología punta anunciados por el gobernante. Siete universidades y dieciocho empresas colaborarán en un instituto en Raleigh con el objetivo de utilizar las últimas tecnologías en materia de semiconductores para fabricar dispositivos electrónicos de bajo consumo. El Departamento de Energía de EE.UU. financiará la creación del centro con 70 millones de dólares durante los próximos cinco años y las empresas y universidades implicadas, junto con el estado de Carolina del Norte, se han comprometido a aportar al menos la misma cantidad.

Fíjense la formula, es casi de matemáticas = 45 institutos de tecnología + 7 universidades + 18 empresas + 1 Departamento de Energía de EE.UU. + 1 estado de Carolina del Norte

Entradas Relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...