domingo, 10 de setiembre de 2006

Ventajas comparativas y ventajas competitivas

Un conjunto de industrias pueden explotar las ventajas comparativas, es decir, sacar provecho de aquello que se tiene en mayor abundancia que el resto o a lo cual el resto, por diversos motivos, no tiene acceso. La ventajas comparativas se basan generalmente en recursos naturales. Pero ¿qué hacen las industrias cuando carecen de ventajas comparativas para poder competir? ¡Desarrollan ventajas competitivas! Estas, a diferencias de las comparativas, se basan en capacidades creadas, en formas innovadoras de explotar tecnologías, conocimientos, información, espíritu innovador, materiales modernos. Las ventajas comparativas son, como dicen los economistas, maná del cielo , algo que la naturaleza o el entorno concede sin pedir nada a cambio, que a priori orientan las industrias y los mercados en los cuales se debe participar. Por el contrario, las ventajas competitivas se forjan a pulso , se crean mediante el esfuerzo sostenido, la planificación de largo plazo, la elección explícita de mercados e industrias en los cuales competir y en los cuales no competir, la inversión de importantes recursos en crear capacidades humanas y materiales para competir con expectativas de largo plazo. Sus máximos exponentes en el concierto internacional son Japón y Corea del Sur, los cuales, sin contar con ventajas comparativas, se han esforzado por décadas en construir capacidades competitivas duraderas basadas fundamentalmente en el desarrollo tecnológico, la industrialización y la innovación. Si Finlandia hubiera continuado basando su desarrollo económico en las ventajas comparativas que poseía (madera, cobre y otros minerales) nunca hubiera logrado los elevados niveles de ingreso per cápita que actualmente exhibe. Ahora bien ¿cómo se desarrollan las ventajas competitivas?. De la siguiente manera: A nivel de gobierno se debe elegir un pequeño grupo de industrias en las que centrar el desarrollo económico futuro de largo plazo del país. Establecer líneas de financiamiento universitario discrecional que fortalezcan la capacidad técnica, ingenieril y científica del país en tales industrias. Crear incentivos de impuestos para aquellas empresas que realicen investigación y desarrollo en tales áreas industriales. Por ejemplo, en Australia el gobierno reintegra a las empresas el 125% de lo que ellas invierten en IyD. Crear incentivos de impuestos para aquellas empresas que produzcan bienes relacionados directamente con las industrias seleccionadas. Crear incentivos de impuestos para aquellas empresas que exporten bienes relacionados directamente con las industrias seleccionadas. Otorgar premios, reconocimientos públicos e incentivos a los técnicos, ingenieros y científicos que se destaquen en la investigación y desarrollo de tecnologías y conocimiento relacionado con tales industrias. El desarrollo económico no es el resultado de la casualidad, alcanzar tal meta exige la elección de objetivos sucesivos de largo plazo, hacia los cuales se logra llegar mediante la asignación priorizada y selectiva de recursos en cantidades significativas, y mediante el esfuerzo coordinado y sostenido de todo el estamento productivo del país. Para lograr esto es necesaria una política de Estado explícita y decidida hacia la industrialización moderna, que deje de lado las ventajas comparativas y reconozca en las ventajas competitivas creadas la única alternativa para el crecimiento económico de largo plazo del país.

Fuente

1 comentario:

Abuelo Económico dijo...

Coincido aunque con salvedades.

Sí, hay que crear ventajas competitivas, es lo UNICO que permite el desarrollo. Hoy no se puede depender de las comparativas únicamente, sería un despropísto.

Pero depende de la realidad de cada país y de la realidad de cada uno en cada momento del tiempo el cómo se debe interpretar la idea.

Los chilenos (site fuente que usted nos cita) lo saben muy bien, y construyeron ventajas competitivas sobre sus comparativas.

Nueva Zelanda y Australia hicieron lo mismo. Finlandia, Suecia, Canadá y los mismos Estados Unidos así también lo han hecho. Sobre esa base sólida es más sencillo ir ganando competitividad y se permite el avance en otras áreas las cuales inicialmente podrían parecer inaccesibles.

Saab comenzó siendo una empresa forestal. De eso hablo.

Entradas Relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...