jueves, 7 de febrero de 2008

La economía norteamericana

Estados Unidos se ha estado manteniendo como la potencia mundial económica, financiera y militar durante muchos años. Desde su recuperación después de la debacle económica que sufrieron en 1929, su expansión económica y militar ha sido prácticamente imparable. Su rápido crecimiento industrial, científico, tecnológico y financiero a principio de los años cuarenta lo ha puesto como la piedra angular del crecimiento económico mundial.

Las provocaciones militares como agentes de dinamismo económico también han formado parte del vigor económico de los Estados Unidos. Por ejemplo, su debut en la primera y segunda guerra mundial, la guerra fría, Corea, Vietnam, Irak – Irán, la guerra de los Balcanes, Afganistán que han hecho que la planta productiva Americana cobre dinamismo acuñando el concepto de economía de guerra. Sin embargo, esto último ya no esta funcionando tal es el caso embarazoso que tienen en la invasión a Irak que solo les está causando problemas de toda índole. La programación retrazada de la guerra contra Irán, Corea de Norte, Siria solo nos confirma la situación de que a los norteamericanos ya no les funciona la estrategia de dinamismo económico a través de la guerra.

A nivel financiero vemos como los países están cada vez más interesados en tener más reservas en Euros y Yuanes e ir desplazando el dólar paulatinamente. Como ejemplo tenemos el plan de contratos de venta de petróleo de la OPEP que a futuro las transacciones se harán en Euros dejando de lado el dólar, la diversificación de las reservas monetarias en Euros y Yuanes, el ahorro en moneda distinta a dólar; si vemos el ámbito comercial ya no está dominado por los Norteamericanos.

Por el nivel de expansión del comercio norteamericano desde 1948 a la actualidad Estados Unidos logró que la mayoría de las transacciones de comercio y relación comercial con el resto del mundo se hicieran en dólares. Por la posición especial de esta moneda como moneda internacional y como moneda nacional, los importadores y residentes estadounidenses que deseen efectuar inversiones en el exterior pueden pagar en dólares. Entonces tendrían que ser los exportadores y beneficiarios de inversiones de México por ejemplo quienes tendrían que cambiar dólares por pesos. Del mismo modo los exportadores y beneficiarios de inversiones extranjeras de los Estados Unidos pueden requerir su pago en dólares. Así, serían los importadores o los inversionistas de México quienes tendrían que cambiar los pesos por dólares en México. El dólar tiene el titulo en el mercado internacional como moneda vehiculo. Esto es, el dólar también se usa en transacciones que no involucran en absoluto a los Estados Unidos.

Un siguiente punto que hay que despejar es, que los Estados Unidos es un país que su deuda externa la tiene en Dólares y su capacidad para imprimir billetes le ha facilitado el hecho de tener déficits comerciales crecientes así como su deuda sin que exista la necesidad o la urgencia de realizar ajustes en las que las naciones diferentes del dólar que tiene que aumentar sus exportaciones, inversión extranjera o en forma de deuda adquirida. Esto significa que no es necesario provocar una recesión para que de inmediato existan excedentes, tampoco necesitaría renegociar deudas. Lo único que han hecho es dejar que el dólar sufra una devaluación para que se reajuste el monto de la deuda, el déficit comercial y esto definitivamente ejerza influencia en el valor de las demás monedas. Ese es el truco.

Al devaluar el dólar se aplica un proceso automático de reevaluación de moneda de los socios comerciales de este país. Esto a su vez, tiene otro efecto, la inevitable falta de competitividad de los productores mundiales. En economía monetaria esta es la forma en como explicamos el porqué los déficits comerciales de los americanos no pueden ser abatibles con procesos devaluatorios. Esto implica que existe una doble faceta: es el país con la deuda más grande del mundo, a su vez el país con el mercado de consumo más grande y poderoso del mundo.

Se ha perdido la confianza en el poder del dólar. Pues andan circulando en el mercado dólares que no tienen soporte, que solamente son papel impreso con un valor representativo que no tiene el más mínimo fundamento de valor real. Ante estas circunstancias la comunidad internacional sabe de antemano que sus activos en dólares no valen lo que representan. Las reservas en dólares de los bancos centrales del mundo entero saben que tarde o temprano tales reservas se depreciarán de tal manera por lo que la opción más viable es deshacerse de ellas. Sin embargo esto ocasionaría una catástrofe financiera por lo que obliga a los tenedores de reservas en dólares así como de activos financieros a retenerlos.

Estados Unidos está financiando su gasto con la emisión de deuda. El mayor comprador de bonos del tesoro es China seguido de Japón, Alemania y el resto de la Unión Europea. El resto de los bancos centrales están comprando bonos norteamericanos contribuyendo a hacer más grande el problema, que crezca el déficit y aplazando los ajustes que necesita esta economía. Demos un ejemplo: el asunto aquí funciona de tal forma que los consumidores norteamericanos no están ahorrando y compran productos provenientes de China mientras que los chinos ahorran mucho y compran bonos del tesoro norteamericano lo que permite financiar su déficit. Bajo esta premisa el mundo no parece tener problemas en prestarle a Estados Unidos para que siga comprando los productos provenientes de estos países acreedores.

Desde luego que estos países no están haciendo caridad. Tienen que sostener el mercado que les compra y les ayuda a tener ingresos. Aquí es donde reside la irresponsabilidad de Estados Unidos en cuanto a gasto se refiere. Mientras existan dependientes de su mercado habrá quien le financie su gasto. Pero es importante aclarar que aquí surge otro comentario interesante. “la economía norteamericana está en manos de las fuerzas globales” Sin duda alguna, si. Estados Unidos tiene en cierto modo control sobre la atracción de capitales de una forma digamos en complicidad. Pero ¿Qué pasara si los países diversos empiezan a diversificar su comercio e inversiones en otros países? ¿Qué pasaría si los países empiezan a deshacerse de los bonos de los Estados Unidos así como de sus reservas de manera lenta y paulatina para no causar la debacle?.

Tarde que temprano los ajustes llegarán. Los países acreedores llegarán al punto de no conveniencia en seguir financiando el gasto ni satisfaciendo el apetito voraz por el consumo de los norteamericanos. Al parecer el camino es el ajuste abrupto del déficit mediante una gran recesión. Realmente el ajuste del déficit se estima muy complejo porque ninguna empresa esta dispuesta a dejar de comprar en las economías de bajo costo debido a las facilidades y ventajas financieras que estas ofrecen.

Fuente

1 comentario:

ALVARO dijo...

Se trata de un excelente análisis que permite comprender, a grandes razgos, lo que sucede, y sucederá, en lo que queda de esta década. El desprendimiento de bonos y dólares se está realizando a un ritmo muy acelerado, casi "colapsal". Es suficiente ver las carteras internacionales para darse cuenta de este hecho que, además, está comenzando a realizarse por parte de las empresas y particulares. No hay vuelta atrás...

Entradas Relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...