sábado, 2 de setiembre de 2006

Las revolución industrial: sus inicios

Contrariamente a lo que generalmente se cree, la revolución industrial, entendida como el sustancial incremento de la productividad física que tuvo lugar en la industria manufacturera no fue el resultado directo de la aplicación de conocimientos científicos a la producción. Es decir, los factores que indujeron la revolución industrial fueron más de carácter económico y tuvieron origen en la necesidad de producir para mercados más amplios. En realidad el período de la revolución industrial es un período de transición en que la ciencia tenía más que aprender de la industria que enseñarle. El grueso del conjunto de máquinas que se utilizaban en la industria manufacturera, principalmente textil, en Inglaterra, en donde la revolución industrial estuvo concentrada durante algún tiempo, fue exclusivamente el resultado de procesos mecánicos ejecutados por artesanos en pequeños talleres. El trabajo artesanal de carácter mecánico fue el origen de los ingenieros ingleses los cuales con frecuencia eran iletrados o autodidactas. Desde luego había ingenieros con alguna formación científica los cuales se dedicaban sobre todo a la construcción de instrumentos de precisión. En esa época la formación académica de los ingenieros era más notoria en Francia en donde el trabajo artesano no era importante. Al hacerse más compleja la industria, sobre todo por la aplicación de la química a la industria textil, la ciencia adquiere un papel más decisivo en su desarrollo y expansión sobre todo a partir de 1850 cuando inicialmente se advierte una participación más amplia de Alemania en los nuevos descubrimientos. Este país desarrolló una tradición científica que le facilitó la incorporación y desarrollo de conocimientos y tecnologías originadas en otros países; los ejemplos clásicos en este sentido son: primero, la química que se originó en Inglaterra, pasó a Francia donde se amplió y sistematizó y luego a Alemania donde por primera vez se pusieron en práctica sus múltiples aplicaciones y; segundo, la tecnología del acero cuyo dominio trasladaría el centro de gravedad de esta industria a Alemania a pesar de la importancia y grado de evolución que ésta había logrado en Inglaterra. Obsérvese como Inglaterra, cuna de la revolución industrial y creadora y practicante entusiasta del libre comercio fue perdiendo sus ventajas industriales para no recuperarlas jamás.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

me parecio mas o menos no era lo que nesesitaba

Anónimo dijo...

la verdad que es una porqueria pedaso de inutles hubieran puesto cuando y donde se origino estupidos plaga mundial

Entradas Relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...