jueves, 9 de febrero de 2006

El impuesto promedio

La carga promedio del sistema tributario argentino (el cociente entre recaudación tributaria y PBI) es de 26 % pero la realidad es que, por la evasión, los platos rotos los pagan los que cumplen. Un 26 % es un valor que se ubica entre los observados en países latinoamericanos como Brasil (31 %) o Chile (19 %) y muy por debajo de lo que sucede en los países desarrollados como en Suecia (52 %), Francia (46 %), Alemania (41 %) o España (35 %). Esto llevaría a concluir que en la Argentina la presión impositiva es razonable: MUCHO MÁS BAJA QUE EN LAS SOCIEDADES PRÓSPERAS y similar a la de países comparables. Pero la realidad no es tan lineal. Como pasa muchas veces, los promedios engañan. El sistema impositivo argentino tiene altas alícuotas y una elevada evasión. En la Argentina hay ciudadanos que pagan todos sus impuestos, ciudadanos que pagan una parte de los impuestos que deberían pagar, y ciudadanos que directamente evaden. Los que pagan, entonces, afrontan una presión tributaria muy superior al promedio. Es decir, que por la evasión, los platos rotos los pagan los que cumplen. El asalariado que paga sus impuestos no se ve representado por la presión tributaria promedio (26%), sino que enfrenta una presión tributaria mayor. Por el peso de los impuestos al consumo, la carga impositiva que afrontan los sectores de ingresos más bajos es superior. ¿Qué proporción de sus ingresos transfiere al Estado en concepto de impuestos una persona que cumple con todas sus obligaciones tributarias?. ¡Que buena pregunta!. La evasión tributaria es un gran misterio en la Argentina. Aunque ha bajado algo últimamente, se supone que SE EVADEN CIFRAS MILLONARIAS. No hay datos del todo confiables para medir la evasión, pero se estima que se ubica en un 40 % tomando tres impuestos: Ganancias, IVA e impuestos al trabajo. Esa evasión explica por qué algunos sufren una presión tributaria de primer mundo viviendo en un país aún subdesarrollado. Esto hace que el 26 % de presión tributaria promedio sea engañoso. Un asalariado que gana un sueldo bruto de $10.000 y está en capitalización sufre una presión tributaria del 39 %. Un asalariado que gana $3500 paga un 27 % si esta capitalizando. Hasta aquí a medida que sube el sueldo pesa mas el impuesto a las Ganancias. ¿Quién paga más en términos relativos? Los que ganan $10.000 son los que más pagan. Hasta aquí todo bien. Pero ahora viene la sorpresa, en el límite inferior en cuanto a presión tributaria no se encuentran las personas de menores ingresos, sino que en ese limite estan los que cobran $3.500 pesos esos que pagan un 27 % como dijimos. Los que cobran por debajo de $ 3.500 se encuentran claramente por encima del promedio de 26 %. O sea que a partir de aquí, cuanto menos se gana mas se tributa. Los que cobran $800 y $1.500 pesos enfrentan una presión tributaria intermedia, entre los que cobran $3.500 y los que cobran $10.000, cuando debería ser mas baja si el mundo fuera justo. Esto se debe a que el sistema esta basado en gran medida en IMPUESTOS AL CONSUMO. Los sectores más pobres consumen la mayoría o directamente la totalidad de su ingreso, lo que hace a una mayor presión tributaria relativa. Para quien gana $ 800, el IVA representa un 12 % de su ingreso bruto, mientras que para quien tiene un salario de $10.000 pesos el IVA representa un 8 por ciento. Quien menos gana no es quien menos paga proporcionalmente en concepto de impuestos. La alta proporción que representan los impuestos al consumo, especialmente el IVA, hace que los sectores de menores ingresos se vean afectados por una mayor carga tributaria relativa. Pero, además, los que ganan salarios medios y altos, y pagan sus impuestos, se ven penalizados por elevadas alícuotas impositivas que generan una presión tributaria real superior a lo que sugiere la relación recaudación-PBI. Si bajara la evasión se podría recaudar lo mismo con una menor presión tributaria efectiva. Conclusiones:
1. Los mas pobres pagan mas impuestos que los ricos.
2. Los ricos que son honestos y pagan, pagan mas de lo que deberían a causa de los que evaden.
3. Los evasores joden a los pobres y la los demas ricos, porque cargan a ambos con los impuestos que ellos deberían pagan.
De manera, que cuando se enterés que alguien evade no digas mas: ¡que tipo piola que es ese!. Lo que tenés que decir es: ese tipo me esta garcando a mi y a todos los demás, es un delincuente.

1 comentario:

Horacio Aldo Cingolani dijo...

Es una realidad científica que los seres humanos tenemos condiciones biológicas, inteligencia y talento similares independientemente de donde hemos nacido. No depende del nivel económico, ni de la nacionalidad, ni aún de la raza. Es muy claro que la crianza, el medio ambiente, las personas con las que hemos estado en contacto, sobre todo de chicos, influye fuertemente en el desarrollo de nuestras potencialidades. Por eso, y para el máximo bienestar individual y beneficio social, creo que a toda la sociedad le conviene buscar las formas para lograr lo mejor de cada uno. Tarea difícil si las hay, que sin embargo nos conviene tener en carpeta para impulsar políticas.
.
Es claro que la cultura bien distribuida es el mejor camino para el desarrollo de todos. Ella va a estar en armonía en primer lugar con la buena nutrición de los niños, física y espiritualmente. Primero está el desarrollo personal en un hogar adecuado y luego la educación adecuada. (ver: http://horacioarmonia.blogspot.com/2006/11/obligacin-social-de-la-pareja-con.html ). Para lograrlo se requiere un país con excelentes niveles de producción, pues es a partir de allí que pueden dedicarse los esfuerzos a los servicios educativos. Se trata de que los ingresos alcancen a todos para la educación eficiente. Por eso el problema fundamental es el desarrollo global de nuestro país. El sistema impositivo sirve para desalentar ciertas actividades improductivas o destructivas como los juegos de azar, o el consumo de sustancias como el tabaco, altamente perjudiciales. Pero no sirve para re distribuir pasando recursos de los productores a los empleados en relación de dependencias, porque eso desalienta la producción (o hace que los productores aumenten sus precios y estamos en la misma situación). Por eso soy de la creencia que el sistema impositivo debe ser lo más sencillo posible y muy estable. (ver: http://www.ciudadpolitica.com/modules/newbb/viewtopic.php?viewmode=thread&type=&topic_id=1334&forum=21 ver las 4 notas y tengo muchas más). Aquí van a apreciar un sistema sumamente sencillo y completamente transparente, sin necesidad de registros ni controles. Deliberemos. Horacio

Entradas Relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...