martes, 13 de setiembre de 2005

Modelo noruego

Para muchos países la riqueza de recursos naturales es más una maldición que una bendición. Noruega es uno de los pocos países donde esta regla no se cumple. Este país fue capaz, gracias a que un estado fuerte y a actores políticos inteligentes, decidieron consensualmente, y desde un principio, que el uso de la riqueza natural fuera para toda la sociedad. El Estado noruego encontró de esta manera una creativa alianza entre inversión extranjera y el resguardo de los legítimos intereses nacionales. La prospera economía de Noruega es un bastión de economía social EN EL QUE SE COMBINA INTELIGENTEMENTE EL LIBRE MERCADO Y LA INTERVENCIÓN ESTATAL. El gobierno noruego controla sectores claves de la economía como ser el sector petrolero, el sector de energía, el sector pesquero, maderero y minero por medio de empresas estatales. Noruega tiene un PIB per cápita de 37.700 dólares, es el cuarto exportador de petróleo más grande del mundo y el tercer más grande exportador de gas. En el año 1971 el Parlamento de Noruega decidió la creación de una administración nacional del petróleo. En el año 1972 fundó la empresa estatal del Petróleo Statoil. Ésta fue la piedra fundamental para el desarrollo de una industria de extracción petrolera en la parte noruega del Mar del Norte. La empresa estatal noruega recibió los pozos más atractivos, además que a las empresas noruegas se las trató preferencialmente como proveedoras. Como consecuencia de la crisis del petróleo el año 1979/80 los ingresos por concepto del petróleo crecieron en forma dramática en Noruega. El gobierno noruego retuvo la mayor cantidad de esas ganancias. Hasta la actualidad, el Estado noruego no dejó en ningún momento de influir directamente en el sector del petróleo y del gas. A pesar de la rigidez que un manejo estatal trae consigo, en Noruega primó la profesionalidad en las decisiones técnicas y en la creación y la adaptación de estructuras organizativas. Por otro lado no se descuidaron a las inversiones extranjeras. Estas fueron importantes para alcanzar una competitividad a nivel internacional del sector petrolero de Noruega. La privatización parcial de Statoil después de alrededor de treinta años se la hizo para ganar competitividad modernizando las estructuras del sector de hidrocarburos acorde con las exigencias de la competencia a nivel internacional. Pero, hasta la actualidad, las directivas políticas y la estrategia de desarrollo del sector energético de Noruega siempre estuvo en las manos del Estado.

No hay comentarios.:

Entradas Relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...